BRUTAL EXITO DEL SPRING FESTIVAL ALICANTE 2022

No hay pies doloridos que valgan ni edad ni desentreno que pese. Después de abrir boca con su primera jornada de viernes, solo había que echar un vistazo a lo que el Spring Festival tenía preparado para su segundo asalto el sábado 28 de mayo en el Multiespacio Rabasa de Alicante para darnos cuenta de que había que sacar fuerzas de flaqueza para no perdernos ni un instante de la nutrida programación de artistas que se nos venía encima.

La encargada de abrir el itinerario del sábado fue MAZE, la ganadora del presente concurso de talento emergente Emege Alicante (propulsado por Producciones Baltimore y la Concejalía de Cultura de Alicante), quien tras alzarse con la aprobación del jurado sobre otras propuestas locales como Finde Fantasma o Marshol & Nasshir, se ganó el pleno derecho a formar parte del cartel regular del festival y dar el pistoletazo de salida a la jornada con su arrolladora personalidad donde no necesitó más que su guitarra (y por supuesto, su poderoso chorro de voz) para llenar el Escenario Alicante City & Beach.

Las propuestas de altura no se hicieron esperar y es que pocos minutos después de su puesta de largo, la artista novel MAZE entregaba en mano el testigo a una veterana en lo que a esto de ponernos a bailar y activarnos se refiere: la chilena Javiera Mena. Sobran las presentaciones. Casi dos décadas armando una trayectoria repleta de razones más que suficientes para sucumbir a sus encantos y a esa vuelta de tuerca del electro-pop latino que la convierten automáticamente en uno de los mayores actos de música latinoamericana que tenemos actualmente, y por ende un gran revulsivo que cualquier festival que se  precie necesita. Y así lo demostró ella junto a su banda y el desfile de hits con los que su registro cuenta, poniendo a disposición de sus venerados seguidores esos infecciosos ritmos y sentimientos a flor de piel (Corazón Astral, Luz de Piedra de Luna, Espada, y por supuesto, Culpa). Benidorm la pasó por alto, pero Alicante definitivamente se redimió de tal acto arropándola como se merece.

Al mismo tiempo, y del mismo modo en el que estuvo dispuesto durante el viernes, el Escenario Stereo Club acogió una serie de propuestas electrónicas como plan alternativo para aquellos que solo querían ritmo y temazos en vena sin descanso. Los encargados de hacernos bailar en esta ocasión fueron los djs Cristan Set-Roc, Enriro DJ, Yahaira Nando Costa, quienes tomaron el escenario a lo largo de la jornada en el pertinente orden.

Zahara - Spring Festival 2022

Pero nosotros no podíamos perder la ocasión de dejarnos caer por el Escenario Vibra Mahou para ver a otra de esas reinas de nuestro pop independiente, que más allá de las veces en las que su nombre resuena en los carteles de los festivales patrios, se ha ganado con creces (especialmente tras el éxito de su último trabajo) que éstas nunca sean suficientes. Con “La Puta Gira” aún haciendo ruido y dando sus últimos coletazos, Zahara nos volvió a demostrar por qué 2021 fue su año y por qué “PUTA” sigue siendo un proyecto a reivindicar, tanto dentro como fuera de los escenarios. Su inconmensurable energía se transmitió y contagió a los asistentes, quienes enfervorecidos hacían suyas las proclamas que la artista de Úbeda ponía a su servicio a través de ese sinfín de temas cargados de dolor y liberación que una vez más nos regalaba, confirmando así la gran falta que hace que una artista de su talla comparta su relato. La gran novedad, sin duda, fue comprobar cómo “La Puta Gira” ha virado en “La Puta Rave”, y entre tonos de copla remasterizada, estallidos de color pro parte de Manuel Cabezali y beats nerviosos a cargo de Martí Perarnau IV, aquello derivó en una reinvención de sus propios temas ante la cual fue imposible permanecer indiferente.

Cariño - Spring Festival 2022

Tras este cañonazo de sentimientos encontrados, tocaba aligerar la marcha y para ello nada mejor que la fina ironía y el gamberrismo romántico de Cariño, el power trío más querido de nuestro circuito actual y el cual en menos de un mes han tocado en Coachella y nos ha regalado su segundo y maravilloso álbum, cuyas mieles por supuesto no dudaron en exhibir en el Escenario Alicante City & Beach. A pesar de esa costumbre innata de no tomarse demasiado en serio a ellas mismas, lo de María, Alicia y Paola sobre las tablas es un festival en sí mismo, un derroche de personalidad y de entrega que verifica con crédito que la etiqueta de tontipop ya se les queda muy pequeña y que sus miras abarcan mucho más. Y por supuesto, no pudieron faltar los guiños a uno de los platos fuertes de la noche, que en pocos minutos tomaría el Escenario Vibra Mahou, pues esa Llorando en la Limo versionada por las chicas de Cariño se convertía directamente en una invitación abierta para que nos dirigiéramos hacia el mencionado enclave del festival para disfrutar de la inminente venida de C. Tangana, aka El Madrileño, a la capital alicantina y sumirnos de pleno en ese espectáculo mayúsculo que es su recién renovada puesta en escena.

C. Tangana - Spring Festival 2022

Mientras bajaba el telón de no sé qué partido de Champions (no lo sé, no me consta, dispérsense, aquí no hay nada que ver), también lo hacía el del Escenario Vibra Mahou, revelando una imponente puesta en escena que dejó ojipláticos a los asistentes. Una suerte de bar, con un aura cinematográfica y sus clientes en ristre sentados en sus pertinentes mesas, mirando atentamente al público, nos daba la bienvenida a este “Sin Cantar Ni Afinar Tour”, cuya versión festivalera dejó muy claro no envidiar en nada a la que se ha estado viendo en recintos desde hace unos meses. Un elenco magistral de caras reconocidas y admiradas compuesto por Ismael Bola, Yeray Cortés, La Húngara, El Niño de Elche, Juan Carmona, o El Pirata (por solo citar algunas), que se dieron cita en esa ya icónica sobremesa donde el whisky y los clásicos instantáneos de su repertorio más reciente iban desfilando uno a uno. Desde Me Maten (con una deriva inesperada al clásico No Estamos Lokos de Ketama), Demasiadas Mujeres, Los Tontos (con su correspondiente viraje al Bizarre Love Triangle de New Order, por supuesto), hasta completar con destellos más canallas como Tranquilísimo, Tú Me Dejaste de Querer Llorando en la Limo. Y lo de destellos no va en sentido figurado, pues hubo hasta fuegos artificiales. No dábamos crédito, casi dos horas con la boca abierta que ninguno de los presentes quería que se acabaran.

Después de que Pucho nos volara la cabeza y pusiera el listón más alto del que nuestras mismas expectativas cabían ofrecer, buscábamos cerrar la noche con el desenfado y el buen rollo que solo una banda henchida de frescura y dinamismo como Trashi podían darnos. El cuarteto murciano no se amedrentó con ese peso pesado que acababa de arrollar al respetable (aunque les costó mudarse a su escenario después del despliegue que estaba sucediendo a escasos metros), pero con garbo y espontaneidad Sergio, María, Luz y Luis consiguieron ganarse desde el mismísimo primer guitarrazo su hueco, enmarcando de este modo una edición del Spring Festival en el que la organización ha evidenciado una mirada atenta a la mejora de sus puntos flacos y al cambio de tercio que ha dado en los últimos años el pop y el rock independiente de nuestra escena, sin perder de vista tampoco esos icónicos buques insignia del género cuya presencia es una garantía de éxito automática para el público de siempre.

Ayúdanos a crecer, comparte ¡Muchas gracias!

Deja un comentario