Casado se desmarca del plan de desescalada aprobado por Sánchez

El líder del PP, Pablo Casado, se ha desmarcado del plan de desescalada aprobado por el Gobierno este martes en el Consejo de Ministros. El presidente popular ha lamentado que nuevamente el Ejecutivo no le ha informado «como líder de la oposición» de su hoja de ruta para revertir el confinamiento por el coronavirus: «No puedo opinar sobre él, porque vuelvo a enterarme por los medios de comunicación».

«Así difícilmente se nos puede pedir lealtad, más de la que estamos teniendo, que es mucha», ha enfatizado el presidente del PP; formación que en estos momentos tiene la llave de las futuribles prórrogas del estado de alarma por la pandemia. Tras el distanciamiento de ERC y Junts pel Sí, que ya anunciaron su negativa a seguir prestando sus votos con un tono crítico compartido por el PNV, el Gobierno dependería de los populares para mantener la alarma constitucional.

A su entender, con esa actitud «difícilmente» puede «recetar unidad» a su formación. Así se ha pronunciado Casado tras reunirse con la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), poco antes de que Sánchez informe en el Palacio de la Moncloa sobre ese plan para la «transición a la normalidad» en la crisis del coronavirus que ha coordinado estas semanas la vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera.

«Por los medios»
«Yo no he sido informado como líder de la oposición de ese plan de desescalada. Por tanto no puedo opinar sobre él, me vuelvo a enterar por los medios de comunicación», se ha quejado el presidente de los ‘populares’ en la red social Twitter.


Una vez más me entero por la televisión del “plan de desescalada” que tendrá que aplicar los miles de municipios y las 6 autonomías en las que gobierna el PP. Sánchez pretenderá que lo apoyemos por “lealtad y unidad” que es lo que nunca ha practicado con quien lidera la oposición

En este punto, ha criticado que Sánchez no llame al PP pero luego pida públicamente unidad. «Así difícilmente se nos puede pedir lealtad más allá de la que estamos teniendo, que es mucha. Así difícilmente se puede recetar unidad si ni siquiera se nos informa de lo que se pretende hacer y que va a afectar a miles de ayuntamientos en los que gobernamos y al menos a seis autonomías en las que el PP lidera el Gobierno», ha resaltado.

Casado ha señalado que hoyhan vuelto a fallecer 300 españoles «por culpa del coronavirus y sin poder ser despedidos», un «drama que afecta a más de 23.000 familias» y que requiere «soluciones eficaces, transparentes» y también «reales».

Polémica por los datos de la OCDE
En cuanto a la polémica por las cifras de test publicadas por la OCDE que le habían sido remitidas por el Gobierno y situaban a España en el puesto octavo, Casado ha expresado la «preocupación» de su partido al ver «cómo se trasladaron» a este organismo «datos sobre los test realizados que no se ajustan a la realidad».

«Creo que el prestigio internacional de España para luchar contra esta pandemia tiene que empezar por los propios datos que da el Gobierno, ya sea en tets, ya sea en el materia sanitario que se consigue, ya sea en el número de fallecidos, ya sea en un plan de desescalada», ha advertido.

Datos «tremendamente preocupantes»
Además, Casado ha calificado de «tremendamente preocupantes» las cifras que recoge la Encuesta de Población Activa (EPA), a pesar que «es una encuesta y no son datos exactos». «Nos tememos que la semana que viene cuando conozcamos los datos de paro registrado van a ser mucho peores», ha afirmado.

Así, ha lamentado que hoy hayan conocido que hay «medio millón más de parados» y que haya aumentado en 60.000 los hogares que no tienen a ningún miembro de la unidad familiar trabajando. «En España hay nueve millones de personas que quieren trabajar y no pueden entre los 3,7 millones de parados que había antes de abril, los cuatro millones de trabajadores acogidos a ERTES y también esos autónomos que están esperando algún tipo de prestación», ha manifestado.

Por eso, ha exigido al Gobierno «un plan de choque urgente para resolver este drama en empleo, que además repercute en la recaudación del Estado». De hecho, ha avisado de que «a no mucho tardar puede repercutir en la calidad de los servicios públicos o de las prestaciones que paga el Estado».

En esta tesitura, el presidente del PP ha dicho que hay que empezar a hablar con los sectores afectados por la covid-19 y ha agregado que por eso se ha querido reunir con el de la automoción, que es «esencial» y necesita un «marco fiscal, burocrático y laboral que sea favorable».

Share this:

Deja un comentario