El Gobierno estudia declarar el estado de alarma en toda España para imponer el toque de queda

El Gobierno estudia la posibilidad de decretar un toque de queda nocturno para toda España, pero siempre bajo el amparo de un nuevo estado de alarma porque cree que jurídicamente no hay otra opción para limitar un derecho fundamental como el de salir de casa a la hora que uno quiera. Así lo ha confirmado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que ha señalado que otros países europeos están planteando este tipo de medidas y el Ejecutivo las tiene en estudio. Sin embargo, la discusión política se abre ahora porque el PP, que está defendiendo el toque de queda para Madrid, insiste en rechazar el estado de alarma, y el Gobierno no tomará esta medida si no hay un acuerdo con todas las comunidades y por tanto con los populares, según fuentes del Ejecutivo. Illa ha dejado las opciones muy abiertas y ha apuntado que no se trata de algo inminente, sino en estudio. La medida está muy verde, según estas fuentes, y no se está pensando en un Consejo de Ministros extraordinario el viernes para aplicarla este fin de semana, como sucedió con el estado de alarma en Madrid hace dos semanas cuya vigencia concluye este sábado a las 16.48 y que el Gobierno no tiene intenciones de prorrogar.

Durante la conferencia de prensa tras el Consejo de Ministros, Illa ha dejado muy claro que el estado de alarma sería imprescindible para tomar una medida de restricción de libertades tan dura, y ha apuntado que no se podría hacer sin el apoyo del PP. El Gobierno puede decretar un nuevo estado de alarma durante 15 días para toda España o para algunas zonas, pero para prorrogarlo necesitaría el voto del Congreso. Por eso Illa pide al PP, que está proponiendo la medida -al menos el PP de Madrid- que señale si está dispuesto a comprometerse a votarla en el Congreso si fuera necesaria una prórroga, para evitar el infierno parlamentario que se vivió en mayo.

“Es importante saber si el PP estaría dispuesto a dar apoyo a esto [el estado de alarma para el toque de queda]. No está decidido. Está en evaluación y estudio. Si se tomara sería muy importante saber la posición política del PP”, ha asegurado Illa, que ha admitido que no ha hablado con el PP aún del asunto. “Yo la interlocución la tengo con los consejeros de Sanidad, no he hablado con el PP”, ha señalado. El ministro se ha mostrado especialmente preocupado tras el Consejo de Ministros ―“vienen semanas muy duras”, ha insistido― y por eso ha pedido de nuevo apoyo. “Si vamos por aquí [el toque de queda] necesitamos estado de alarma y quiero saber quién está dispuesto a apoyarme”, ha rematado.

“Respecto a la posibilidad de un toque de queda hemos visto que se aplica en otros países europeos con incidencias acumuladas similares y en otros casos incluso inferiores. Requiere esta medida de un estado de alarma y vamos a analizarlo, con la Comunidad de Madrid y con otras comunidades que tienen también planteamientos similares en el conjunto de la interterritorial y desde luego si esta medida prospera tiene que ser con la certeza de que tiene los apoyos necesarios por si tuviera que prolongarse este estado más allá de 15 días”, ha detallado el ministro.

La iniciativa ha surgido de Madrid, que ha planteado este martes públicamente esta posibilidad aunque ha insistido en que se puede hacer sin estado de alarma. No es la única. Otras comunidades también han sugerido esta propuesta al ministerio y es algo que está encima de la mesa para analizarlo en el Consejo Interterritorial de Salud de este miércoles. El problema es jurídico. Madrid sostiene que no quiere el estado de alarma, pero sí el toque de queda; y en el Ejecutivo creen que eso no es posible. Sí se podría pedir a todos los ciudadanos que se queden en casa en esas horas, pero un toque de queda como tal, con la policía vigilando las calles con orden estricta de que nadie se mueva, es inviable sin estado de alarma, según fuentes del Ejecutivo.

Varios consejeros han planteado al ministro la utilidad del toque de queda para controlar sobre todo los botellones y las fiestas privadas ilegales en viviendas o residencias universitarias, que se están convirtiendo en un foco de contagio importante entre la población más joven en las últimas semanas. Si se establece un toque de queda que prohíba cualquier movimiento, es mucho más fácil para la policía controlar esas fiestas ilegales y mucho más arriesgado participar en ellas. Lo que no está claro aún es la hora. Madrid propone de 00.00 a 6.00, pero aún no se ha entrado en este detalle, según el ministro. Un estado de alarma como este requeriría, como en marzo, mucho detalle de cómo se controla y qué movimientos esenciales quedan excluidos de este toque de queda.

Illa también ha confirmado que el Gobierno no buscará una prórroga del estado de alarma en Madrid. Quedan cuatro días para que decaiga, el sábado. El Gobierno central y aún no se sabe con certeza qué hará el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso para contener la segunda ola de la pandemia una vez que finalice esta medida excepcional. Sobre la mesa Madrid ha planteado este martes dos ideas: volver a las restricciones por zonas básicas de salud que activó la Comunidad el 21 de septiembre y pedir al Ejecutivo de Pedro Sánchez que se establezca un toque de queda. Ambas propuestas las ha verbalizado esta mañana el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en un desayuno con Europa Press.

Fuentes del Ejecutivo regional concretan la medida: quieren que sea para todo el territorio de la región, de 00.00 de la noche a 6.00 de la mañana, para mantener la actividad de bares y restaurantes, pero evitar botellones y fiestas en viviendas. “El toque de queda permitiría establecer en ciertas horas lo que todos conocemos, que no haya movilidad, como se ha decretado en Francia, por ejemplo. Ayer [por este lunes] tuvimos una reunión con la presidenta [Isabel Díaz Ayuso] y los colegios profesionales, y vino casi a propuesta de ellos estudiar esa opción. Pero para eso hay que tener una cobertura legal que no tiene la Comunidad de Madrid, tendría que ser una decisión del Gobierno de España”, ha dicho el consejero.

El Consejo de Ministros se ha reunido en la víspera debate la moción de censura de Vox y en plena negociación de los partidos que forman el Gobierno de coalición para ultimar los Presupuestos Generales del Estado. La ministra portavoz, María Jesús Montero ha informado de que el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, ya se encuentra camino a Italia, donde participará esta tarde en la clausura del foro de diálogo entre Italia y España, que se celebra en Roma, y que esta semana también tiene previsto reunirse con el Papa en el Vaticano. Montero ha anunciado también que la expansión de la pandemia del coronavirus ha obligado a cambiar el formato de la conferencia de presidentes territoriales programada para el lunes próximo y se celebrará de forma telemática en dos jornadas. Esta cita contará con la presencia de Ursula von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea.

El Gobierno ha aprobado el plan anual de políticas de empleo para 2020, con un importe de 5.793,7 millones de euros, de los que 1.944,5 millones se han repartido a las comunidades autónomas. Según un comunicado remitido por el Ministerio de Trabajo, el texto del plan concreta los objetivos que deben alcanzar tanto España como cada una de las regiones y los adapta al contexto generado por la pandemia. El plan ha tenido en cuenta el Programa Nacional de Reformas 2020, con las medidas adoptadas para hacer frente a las crisis sanitaria, económica y social de la pandemia. Entre estas destacan la prestación para trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), el refuerzo de la protección frente al desempleo o la creación de subsidios extraordinarios como el destinado a las empleadas de hogar. También incorpora medidas para jóvenes y personas paradas de larga duración.

Únete a otros 18.750 suscriptores

Si te ha parecido interesante, ¡compárte con tus amistades!
  • 126
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    126
    Shares
  •  
    126
    Shares
  • 126
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario