Fracasa la moción de censura en Murcia

La moción de censura contra Fernando López Miras en Murcia está abocada al fracaso, según el PP. Si se sigue lo anunciado desde Génova, no saldrán los números para un nuevo Gobierno de Ciudadanos y el PSOE porque tres diputados naranjas votarán en contra de la misma, llevándola a no salir adelante. El PP dice haber pactado el voto con los tres ‘díscolos’ de Ciudadanos, asegurando así que la maniobra no termine de confirmarse. Ciudadanos niega este giro. Fue en Murcia donde se originó todo el terremoto de esta semana.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos en Murcia, Juan José Molina, desmiente un acuerdo con el PP: “Estamos todos a una. No hay acuerdo. Todos firmamos la moción”, explicó a la Cadena Ser. La portavoz del Gobierno central, María Jesús Montero, no quiso entrar demasiado en el tema: “No puedo ni confirmar ni desmentir”.

Fue el martes cuando se iniciaron los movimientos, con el PSOE y Ciudadanos presentando una moción de censura en Murcia que afectaría al Gobierno autonómico y a cinco ayuntamientos de la Región. La presidencia de la comunidad iba a parar a la portavoz de Cs, Ana Martínez Vidal. El presidente, del PP, Fernando López Miras, dejó correr los acontecimientos y habló de “traición” al mismo tiempo que cesaba a todos los consejeros naranjas, excepto a la vicepresidenta Isabel Franco.

Estas noticias llegan después de un nuevo cruce de acusaciones entre PP y Cs. Teodoro García Egea, por ejemplo, está “seguro” de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, logrará mayoría absoluta el 4 de mayo para poder hacer “su programa, que es el de Pablo Casado”. Ante la posibilidad de que pueda necesitar a Vox, ha subrayado que “los principios y valores no se negocian” y ha recalcado que a la política “hay que venir ofendido de casa”, en alusión al malestar dentro de partido de Santiago Abascal por la dureza del líder del PP durante la moción de censura contra Pedro Sánchez.

Por su parte, Inés Arrimadas aseguró que su partido fue “muy generoso” con el PP al formar gobiernos de coalición y facilitar que presidiera gobiernos de comunidades autónomas y municipios donde no ganó las elecciones, y ha señalado que, si quisiera, Cs podría haber pactado con el PSOE para presidir la Comunidad de Madrid y la Junta de Castilla y León y ostentar la Alcaldía de Madrid.

La relación entre ambas formaciones está completamente rota por lo sucedido esta semana. Inés Arrimadas, desde su llegada a la presidencia de Cs, siempre ha tenido que navegar entre los pactos con los populares y al mismo tiempo un apoyo al Gobierno, con condiciones, durante la pandemia. Por ejemplo, el partido votó a favor de las prórrogas del estado de alarma mientras Casado se iba desmarcando. Es más, Cs negoció casi hasta el final los Presupuestos Generales del Estado con el PSOE. En el caso de Cataluña, Carlos Carrizosa se mostró en todo momento partidario de un Ejecutivo con Salvador Illa frente al independentismo.

Mientras, la estrategia del PP es clara: a la intención de mantener el Gobierno de Murcia se une la mirada ya puesta en unas elecciones en la Comunidad de Madrid, en las que Ayuso dice ir “a por la mayoría absoluta”, precisamente para no tener que depender de Cs. De hecho, mira mucho más ya a Vox que a la formación naranja. Para Génova es clave mantener Madrid, porque viene usando la capital como contrapeso al Gobierno de Sánchez e Iglesias.

Si te ha parecido interesante, comparte!
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
    21
    Shares
  •  
    21
    Shares
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario