Podemos quiere que la nueva ley de vivienda fuerce a sacar vivienda vacía para alquiler social

Unidas Podemos reivindica que la próxima Ley de Vivienda movilice la vivienda vacía propiedad de los grandes tenedores y forzar a que la saquen al mercado para incrementar la oferta de alquiler social en favor de las familias vulnerables.

En este sentido, la secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, ha destacado que se tendrá que colaborar también con las distintas comunidades autónomas para “no salga a cuenta tener vivienda parada”, combinando distintos instrumentos, ya sean incentivos o de carácter obligatorio.

Preguntada sobre si en el plano obligatorio podría haber posibilidad de sanción o alguna carga fiscal a grandes propietarios, ha dicho que aún no se puede descartar nada.

Así lo ha indicado de cara a la futura normativa que Vicepresidencia de Derechos Sociales persigue consensuar con el Ministerio de Transportes y Agenda Urbana, y que introducirá la regulación del precio del alquiler para evitar subidas abusivas.

Al respecto, Belarra ha señalado que la negociación con el departamento que lidera José Luis Ábalos está en “fase preliminar” y se está trabajando en las propuestas que cada uno de los Ministerios.

Sí tiene claro que la futura normativa debe tener como “eje fundamental” desarrollar “en detalle” el mandato constitucional de la vivienda como derecho fundamental. En consecuencia, la Ley de vivienda “no puede favorecer la especulación” ni estar enfocada al sector inmobiliario.

Además, debe propiciar “sin ninguna duda” que España tenga un parque de vivienda de alquiler “decente” y “adecuado” a las necesidades de la ciudadanía, puesto que ahora es “irrisorio” en comparación con otros países europeos, incluso de carácter “conservador” como el caso de Reino Unido.

Y ello debe acometerse mediante dos mecanismos a juicio de Belarra: con la rehabilitación de vivienda y con la movilización de la vivienda vacía, en especial la que está en manos de grandes tenedores, en condiciones que permitan su “función social”.

“Tiene que hacerse con corresponsabilidad, ofreciendo alquiler social para familias vulnerables o ponerse disposición de las administraciones públicas para que lo incorporen al parque público con alquiler social”, ha explicado.

Preguntada sobre cómo valora la posibilidad de aplicar el denominado modelo ‘luso’ basado exclusivamente en incentivos a propietarios que pongan inmuebles vacíos en alquiler, Belarra ha recalcado que ese paradigma le genera “mucha preocupación”, dado que a su juicio “no es un modelo efectivo”, según los datos de los que dispone.

Bellarra argumenta que el modelo portugués es “voluntario, donde “hay mucha más demanda que oferta” de los arrendadores que se deciden a sacar vivienda al mercado y al final los beneficios fiscales que se consiguen “no son suficientes ni compensan” en comparación con un mercado de precios altos.

“Desde nuestro punto de vista ese no es el modelo a seguir. Y pensamos que hay modelos como la regulación catalana y como la regulación del precio del alquiler que se aprobó en Berlín que son mucho más efectivos para el objetivo que buscamos, que no solo es contener el precio del alquiler sino bajarlos, porque el mercado tiene ahora los precios hinchados artificialmente con grandes tenedores que acumulan una gran parte de la vivienda”.

Gracias por compartir
  • 17
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    17
    Shares
  •  
    17
    Shares
  • 17
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario